4/9/07

Hágase la Luz.

Con la llegada del final del verano ya se nota que los días se han acortado sensiblemente; Este último fin de semana, a las 21:00 ya era de noche –en el centro de la península- , cuando hace apenas unas semanas hasta las 10 largas se podía ver sin ayuda. De hecho en apenas dos semanas será el equinocio de Otoño astronómico, comienzo de la estación y fecha a partir de la cual las noches son más largas que los dias, hasta el próximo equinoccio, -dentro de 6 meses- hacia el 20 de marzo.

Pero el Otoño es también una muy buena época para los deportes de aventura: las temperaturas son medias –superados los valores estivales, y todavía sin los fríos invernales-, las hordas de turistas bárbaros (extranjeros) han desaparecido, dejando margen de maniobra en playas y orillas, y la naturaleza nos regala una paleta de colores mágicos con el cambio de la hoja en los bosques caducifolios.

¿y? ¿Y de riesgo qué? –todavía es un poco pronto para hablar de riesgo de Hipotermia –aunque ya sabemos que es siempre un riesgo potencial asociado a la humedad y al viento y que nunca hay que desestimar- vamos a centrarnos en la oscuridad, en las horas nocturnas. Cuando dentro de un mes –creo que el penúltimo fin de semana de Octubre- atrasemos los relojes una hora para ponernos en horario de Invierno (¿¿para ahorrar energia??) será de noche –entiéndase OSCURO- sobre las 7 de la tarde. Vamos que más de uno nos va a pillar…. Metidos en harina.

La noche; esa gran desconocida en la que pasamos aproximadamente la mitad de nuestra vida; tanto tiempo… “desperdiciado”; Descontadas las horas de estricto descanso y reparador sueño (muy importante para poder rendir fisica y mentalmente) siguen quedando muchas horas que se pueden aprovechar practicando nuestros deportes –y no solo de regreso a casa-: ejemplos: El buceo nocturno es una especialidad que cuenta con moles de adeptos –adictos- y que ofrece experiencias super intensas y en nada comparable a las diurnas; Esquiar a la luz de las antorchas es un espectáculo que algunas estaciones de Invierno –las más inn- ofrecen como el plato fuerte de la semana de temporada alta; una travesía en kayak , o a vela, o en windsurf, a la luz de la luna –si encima es con una buena compañía, resulta entrañable y parta recordar durante muchas vidas Surf de noche, no lo he probado aunque he oido leyendas ¿urbanas? –y películas sobre el tema (aunque siempre me he preguntado como ves venir la ola a tiempo para colocarte para el takeoff en el sitio y momento adecuado….)…. Cualquiera de esos deportes se vive mucho más intensamente, y con mucha adrenalina con Nocturnidad. –como los crímenes-
¿Por qué?
Porque en la noche radican nuestros miedos más atávicos, nuestras pesadillas infantiles, aquellos monstruos de debajo de la cama que nos aterrizaban –porque siempre desaparecían…..
Al encender la luz!!! Efectivamente, en el curso de la evolución hemos perdido el Tapetum lucidum (otro más a la lista de objetos perdidos!!) que tienen gatos, ginetas, y cocodrilos: la membrana que refleja la luz –y que hace que sus ojos brillen al alumbrarlos con una linterna-, y sin el radar de los murciélagos, y la pupila de los buhos… en la oscuridad de la noche estamos virtualmente ciegos, por mucha zanahoria que comamos –y que se sabe que es buenísima para mejorar la visión nocturna-

La respuesta psicológica -de cierta ansiedad, e incluso transgresión de tabús- a la oscuridad, unida a otros fenómenos físicos propios de la noche –los sonidos se propagan más lejos y nítidos-, e historias sobre deprededadores que cazan en la oscuridad (es cierto que muchos lo hacen y en el mar migran desde profundidades abisales a la superficie para regresar al amanecer), es lo que hace tan intensas las aventuras nocturnas.

¿Quién se acuerda de Dinio? Aquel que hizo famosa la frase de “la noche me confunde”… a todas las distracciones derivadas de lo anterior hay un hecho; Nuestro cuerpo “desconecta” de noche; Además del cansancio de las horas del dia –si vamos a programar una actividad nocturna no está de más un siesta por la tarde-, el cuerpo se prepara para dormir y segrega melatonina, y nuestros ritmos internos se reajustan en fase de descanso. Somnolencia, perdida de atención, disminución de la alerta son mecanismos naturales contra los que es difícil combatir; La cafeina, -en dosis razonables- es una buena aliada para estos menesteres.

Pero claro, si no podemos ver –y además estamos pendientes de ruidos y “fantasmas interiores"-… (Con la Zona de confort reducida al mínimo, la zona de pánico empieza.... donde acaba el haz de luz de nuestra linterna" -vamos, ahí mismo como quien dice.) Podemos desorientarnos, e incluso perdernos, podemos chocar con obstáculos o caer en “trampas” que no hemos visto. La solución es obvia – o bien practicamos en terreno conocido, (es una buena idea haberlo explorado antes de dia, o en la penumbra ) o sino llevar una linterna: Y aquí es donde al delito de la nocturnidad hay que añadir la premeditación (preparación ) : Una linterna, en buen uso, que sepamos manejar, adecuada a la actividad que vamos a usar (impermeable, sumergible, de foco largo, o ancho) con pilas cargadas –más otras de repuesto-, idealmente una por cada participante, y como con todo equipo básico, cuanto más simple mejor (regla KISS –keep it simple & stupid); y una de repuesto (one to use and one to lose). Personalmente me encantan los frontales –porque me permiten las manos libres, y además siempre enfocan en la dirección en que estoy mirando; Los minis, de leds son ligeros, practicos, potentes, ergonómicos y asequibles. ¿se puede pedir algo más?

Vale ya podemos ver. Pero hay un riesgo todavía mayor si cabe. Tampoco pueden vernos, nuestro compañero, binomio, lider del grupo, o los que dependen de nosotros es fácil que nos pierdan literalmente. Y con ello, ya conocemos el circulo vicioso. Preocupación , ansiedad, estrechamiento de la percepción, -caidas, tropiezos, confusión, o perdía de referencias… con lo que todavía más perdidos, e incapacitados para encontrar el camino de vuelta- Tampoco nos verán nuestros eventuales rescatadores (los que nos están buscando), ni otro vehículo que a gran velocidad pueda arrollarnos. ¿cómo prevenirlo?: Prendas que reflejen la luz; Es increible los colores blancos -claros en general- lo que pueden hacer por “destacarte en la oscuridad” , hasta casi en la más absoluta.; Si llevamos colores oscuros, podemos recurrir a las bandas reflectantes: Son muy útiles para este fin –los ciclistas saben mucho de la importancia de ser vistos a tiempo; en las tiendas de este deporte hay variedad de bandas , pegatinas o sistemas reflectantes, sea para instalar definitivamente o llevarlos si la ocasión lo requiere. En ultima instancia , en cada vehículo llevamos siempre (al menos eso dice la ley, y las multas son serias) un chaleco reflectante; Siempre nos queda el recurso –de no llevar otra cosa- de utilizarlo-aunque debe volver al coche- ;

Pero hay un elemento que encuentro superútil para este menester y cuyo uso está muy poco extendido; Me refiero a los bastoncitos de luz química. Por menos de un euro –según el tamaño- se tienen 12 horas de buena luz para prácticamente cualquier fin. Yo empecé a usarlos en las salidas de buceo nocturno en Singapur en el año 90 –antes no los conocía- cada uno llevábamos uno sujeto a la primera etapa del regulador ,en la botella, - y a veces otro, más pequeño, en la segunda etapa del octopus, o en el snorkel, si la inmersión requería de desplazamiento en superficie.; la localización era inmediata; Cada uno llevaba un color especifico, con lo que en todo momento se sabia quien era quien y donde, sin necesidad de deslumbrar a nadie. Desde entonces nunca faltan en mis viajes, y siempre he encontrado utilidad para ellos; para marcar un lugar, para sondear un agujero al que no se le ve el fin, para indicar donde está un equipo “abandonado”, para reconfortar a un niño pequeño –incluso para señalar la salida en una habitación desconocida en una casa rural “si luz en el pasillo”-; Un “snap” y con la luz desaparecen los fantasmas, las ansiedades, los yu-yus… ….Creo que en algunas discotecas arrasan como código de señales en la pista de baile. En tiendas de pesca, venden unos pequeños que se utilizan como señuelo o para marca la boya-chivato…En Internet la dirección de un fabricante /proveedor que también vende directamente enana variedad de tamaños, colores y formatos es…http://www.llumquimica.com/


El K.M.R. (Kit minimizador de riersgos) que utilizo en Todas las actividades siempre incluye Frontal +pilas de repuesto, kit de bandas reflectantes, y varios bastoncitos de luz química. Sin ninguna duda son los elementos que más uso, y a los que más agradecido estoy;

además el Silbato , tengo uno permanentemente unido a cada chaleco salvavidas, e incluso uno al BCD –jacket- de buceo. Gran parte de lo dicho para la noche –como factor de riesgo, y su mitigación haciendo notar nuestra presencia- es aplicable a la niebla

Resumen : Riesgos de la noche, y su remedio preventivo.
No vemos: …………….Linterna (un frontal de leds, nos permite manos libres)
No nos ven……….Bandas reflectantes y palitos de luz química, colores claros.
………. Alternativa; señales sonoras –silbato, campana-
Sueño –Fatiga / desconcentración; …descanso , siesta, cafeina.
Hipotermia: capa extra., forro polar, poncho….

Buenas Noches. Hora de dormir.

No hay comentarios: