25/5/07

La Hucha de Nacho

(Transcripción de un capítulo de RBC Riesgo bajo Control)

El mejor hábito : “ la hucha de Nacho”

Haciendo el curso del US Power Squadron en Miami, un marino nonagenario, ex combatiente en la S.G.M., y la única persona que he conocido en el mundo capaz de hacer un as de guía con una sola mano, nos daba una charla sobre seguridad a bordo…
Explicó una teoría que, a falta de otro copyright a quien atribuirle los derechos de la autoría, he adoptado como propia, y que es la siguiente: La caja negra, o la caja de ahorros –la hucha-, en la que depositamos nuestros “ahorros contra el riesgo”…

Consiste en lo siguiente: Cada uno tenemos una Hucha virtual, una caja imaginaria en la que depositamos “recursos ( ahorros, créditos )” . Así cada vez que revisamos u procedimiento, un manual, cada vez que hacemos una práctica hombre al agua, cada vez que cargamos la batería, que practicamos algo que tiene que ver con nuestro deporte, que practicamos con el G.P.S., que nos hacemos unos largos o una media hora de footing o bicicleta para coger fondo, cada vez que practicamos el eskimotaje -sin necesitarlo-, que comprobamos el nudo, el manguito, la junta, el tornillo y la tuerca bien apretados, que reparamos con un poco de epoxi esa pequeña grieta, que aclaramos con agua dulce y engrasamos con 3 en 1 o vaselina, las partes móviles, que enjuagamos con agua dulce el equipo de la playa, que sustituimos las cuerdas gastadas, en definitiva, que hacemos cualquier cosa que puede servir de prevención….estamos haciendo un depósito en nuestra cuenta particular de recursos.

El día en que necesitamos de esos recursos, en la situación de emergencia, cuando esa ola inesperada nos hace zozobrar, cuando hemos perdido el norte, cuando llega la situación complicada, cuando ese compañero se ha caído y no puede levantarse por sus propios medios…entonces llega el momento de la verdad, el momento de usar nuestros recursos depositados. Cuantos más depósitos tengamos, mejor saldremos del trance; Esta cuenta No da crédito; No se puede utilizar lo que no se ha depositado antes !!!

Con cada utilización, la cuenta queda a cero, la hucha vacía, y hay que volver a rellenarla. Con un poco de hábito, de constancia podemos acostumbrados a hacer depósitos sistemáticamente cada vez que salgamos al mar, o al río o a la montaña. Una vez más, saberse con la hucha llena de recursos, aumenta nuestra tranquilidad, y nuestra confort y diluye cualquier preocupación. Y ahora, a estas alturas de la lectura ya sabemos que eso… solo significa una cosa MAS DISFRUTE , MAS DIVERSIÓN.

Según esta teoría, no hay tal cosa como la suerte: No hay deportistas/aventureros (marineros, submarinistas, escaladores, surfers….) con suerte y deportistas/aventureros sin suerte. Los hay con la hucha llena de recursos y con la hucha vacía. A los primeros, “los ahorradores” todo les sale siempre bien, disfrutan al máximo en cada una de sus salidas, y apenas sufren contratiempos que siempre consiguen solucionar por si mismos sin fastidiar sus planes.

A los otros…los de la “hucha vacía”…son un catálogo de percances; Siempre se rompe la piecita de plástico el día que hacia falta, abortaron la inmersión ideal porque la junta tórica del regulador estaba estropeada (coste de 1 euro!) y no tenían repuesto, la linterna no tenia pilas porque se habían gastado al guardarla encendida, les pilló una tormenta –que estaba anunciada en todos los partes metereológicos que ellos no habían visto-, no pudieron salir porque la marea estaba baja, tuvieron nauseas y les repitieron las croquetas de bacalao y la chistorra toda la tarde en el rio aquel, se olvidaron en el coche el…….lo que sea. ¡¡¡¡Que mala suerte!!! ¡Siempre me tiene que tocar a mi!

¿Verdad que todos conocemos algún ejemplo de ambas clases?
....... Ya sabeis; Esperando lo mejor, preparados para lo peor. Empieza a ahorrar Hoy mismo.

No hay comentarios: